El Papa Pío XI, el 11 de diciembre de 1925, instituyó esta solemnidad. Su propósito es recordar la soberanía universal de Jesucristo. Reconocer su realeza supone darnos cuenta de que estamos necesitados de su misericordia y que solo su amor es la respuesta a todas las necesidades del hombre. Os invitamos a participar en la Santa Misa de Cristo Rey. 12’00 h. en la iglesia San Antolín