El pasado martes 12 de marzo de 2013, la Cofradía del Stmo. Cristo del Perdón vivió un momento histórico. A las 10 h., en el altar mayor de la iglesia de San Antolín, bajo los pies del Calvario que preside el Cristo del Perdón, se realizó una rueda de prensa para informar de una importante noticia: el hallazgo del autor de la venerada imagen del Cristo.
Importante cita en la que estuvieron presentes el párroco de la iglesia, D. Rafael Ruiz Pacheco; el Presidente de la Cofradía, D. Diego Avilés Fernández; el Consejero de Cultura y Turismo de la Comunidad Autónoma de Murcia, D. Pedro Alberto Cruz Sánchez; el Concejal Delegado de Cultura del Ayuntamiento de Murcia, D. Rafael Gómez Carrasco; y el restaurador de obras de arte, D. Juan Antonio Fernández Labaña, autor de la investigación que ha determinado la autoría del Cristo del Perdón.
Talla en madera policromada compleja de asignar y que ha sido atribuida y desatribuida por los historiadores sin que se hubiese podido realizar estudio alguno en profundidad ante la ausencia de referencias documentales y la complejidad de realizar una atribución en base únicamente a los datos estilísticos, puesto que la obra fue alterada muy alterada por las “restauraciones” sufridas, hallándose actualmente muy distante del original de Salzillo. Aunque atribuida al maestro Francisco Salzillo por el Departamento de Historia del Arte que dirigía el profesor y catedrático D. Cristóbal Belda Navarro desde 1989.
Y donde un exhaustivo trabajo del restaurador de obras de arte Juan Antonio Fernández Labaña ha determinado la autoría de la imagen del Cristo del Perdón, permitiendo no solo identificar a su autor, sino también indicar una posible fecha de ejecución, hacia 1733.

Estudio que ha revelado porqué la imagen no presenta las mismas características del resto de crucificados de Salzillo y donde la figura del gran escultor Nicolás de Bussy (s. XVII) tiene mucho que decir, planteando dos pruebas que podrían indicar que el Cristo del Perdón sería un encargo a un joven escultor (Salzillo) para reproducir un maltrecho Cristo del Calvario de Bussy que podría estar hecho desde finales del siglo XVII. Por lo que el Cristo de  Salzillo imitaría,  en parte, al otro Cristo anterior, muy dañado hacia 1733, cuando se tiene que reedificar la ermita del Calvario, como así consta documentalmente. De ahí la dificultad encontrada para asignarlo a un autor en concreto.
Por tanto, han sido las modernas técnicas empleadas en la restauración de obras de arte (radiografías; microscopía óptica por reflexión y por transmisión, con luz polarizada; espectroscopía IR por transformada de Fourier; microscopía electrónica de barrido/análisis elemental por energía dispersiva de rayos X (MEB/EDX); cromatografía en fase gaseosa; macrofotografía, etc.), junto con un estudio histórico sobre su origen, la ermita del Calvario del Malecón, las claves para descubrir un enigma, oculto desde hace más de 250 años.
Hallazgo, imposible de realizar sin la colaboración de la Parroquia de San Antolín, propietaria de la obra; de la Real, Ilustre y Muy Noble Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón, que ha facilitado todo el estudio realizado; y de la Dirección General de Bienes Culturales, dependiente de la Consejería de Cultura y Turismo (CARM), quien autorizó la realización de un estudio radiográfico y el posterior contraste de los resultados del  estudio científico del Perdón con la base de datos del Centro de Restauración de la Región de Murcia, habiéndose examinado y comparado más de 30 obras desde el siglo XVI a finales del siglo XVIII, por encima de 300 radiografías y otro gran número de análisis químicos y  estratigráficos.
Investigación que ha servido, además, para reconstruir la vida de la obra a través de sus restauraciones, realizando una reconstrucción muy exacta de cómo está ejecutada la talla, de su estado de conservación en cada momento histórico y los tratamientos realizados sobre ella a lo largo de los siglos.
Básicamente, la determinación de la autoría se basa en 5 pruebas difíciles de rebatir:
1ª.- La presencia del mismo sistema de unión entre el brazo y el cuerpo que dos crucificados más de Francisco Salzillo (Cristo de la agonía o del facistol y el Cristo de las Isabelas), que además es completamente diferente al utilizado por otros escultores desde el siglo XVI hasta el siglo XVIII.
2ª.- La presencia de uno de esos elementos de unión, una espiga cilíndrica con cabeza de bala, solo en 3 imágenes, todas ellas de Francisco Salzillo: Santa Clara, San Francisco y la Purísima de la iglesia del Carmen. Pudiéndonos encontrar claramente con un sistema constructivo utilizado por el escultor en sus primeras obras.
3ª.- La precisa coincidencia de cada uno de los estratos policromos hallados en el Cristo del Perdón con las obras de Francisco Salzillo ya analizadas (dos capas de yeso, temple magro pigmentado y capa final de policromía).
4ª.- La exacta composición del oro usado en el paño de pureza, coincidente con el oro usado, en hasta 5 obras, por Francisco Salzillo (Cristo del Paso procesional de la Cena, Sagrada Familia, Virgen del Rosario de la Aurora, Inmaculada de San Miguel e Inmaculada de las Isabelas).
5ª.- La presencia de una pletina metálica, retirada del Cristo durante la restauración de 1989, pero documentada en una fotografía de entonces. Elemento metálico hallado en dos obras más de Francisco Salzillo: la Virgen del Rosario de la Aurora, en su interior; y en la Santa Bárbara que se encuentra en la iglesia de San Antolín.Investigación que fue expuesta al público por el autor del estudio a lo largo de casi dos horas de detallada y precisa exposición, en una abarrotada sala de conferencias del Palacio Almudí de Murcia la tarde-noche del 13 de marzo de 2013.Estudio que quedará reflejado, en breve, en una publicación realizada entre la Cofradía y el autor.