Orígenes Remotos 1600-1812

La actual institución es heredera de aquella otra gremial que procesionara en 1600, los Jueves Santos, desde San Antolín. Como desfile del "Arte de la Seda". Que había juntado a los nazarenos del Prendimiento de aquella parroquia con los del Cristo de los Azotes en 1679, siendo ésta última una antiquísima procesión de disciplinantes que salía de San Ginés, los primeros y últimos sábados de mes.

Un decreto del Obispo de Cartagena, don Diego de Rojas y Contreras, dejó sin salir de 1758 a 1777 dicha procesión penitenciaria, que tendría su salida de la iglesia de San Agustín (hoy San Andrés), para a partir de esta última fecha, volver a procesionar desde San Antolín, donde canónicamente estaba establecida.

La Cofradía fue fundada en torno al año 1600, pero sus orígenes pueden también situarse unos años antes si la vinculamos a la procesión del Cristo de los Azotes, que desfilaba desde la ermita de San Ginés de los Francos en la tarde de Jueves Santo. Sin embargo, la actual Cofradía ha buscado siempre sus antecedentes en la Hermandad del Prendimiento, creada en 1600 por los gremios vinculados a la industria sedera y con sede  en San Antolín.

Como consecuencia de la entrada en vigor de la constitución de 1812, y la consiguiente supresión de los gremios, desaparece esta Cofradía, hasta que en el año 1896 un grupo de nazarenos, pertenecientes en su mayoría a la Archicofradía de la Sangre, crearon la actual Cofradía del Perdón, heredera de los pasos del prendimiento y con sede canónica en la iglesia de San Antolín Mártir.

La Refundación 1896

 En la evolución procesionaria, que ha de cuajar en “El Perdón”, va a tener decisiva importancia el Vía Crucis del Malecón y su Cristo anónimo llamado del Malecón, instalado en la Ermita del Calvario, Junto a las “cuatro piedras”.

Será cerca de allí, en la calle de la sal, hoy calle de Federico Balart, domicilio del cura de San Antolín, don Pedro González Adalid, el lugar en el que un grupo de amigos se reunieron para hacer fructificar y poner por obra un proyecto largamente acariciado, que pronto contó con el apoyo y aliento singular de tan insigne sacerdote. Allí tuvieron lugar las primeras reuniones de los fundadores con su párroco, don José María Ibáñez García, don Antonio Dubois, don Joaquín González, don José Fiaren y don Santiago López Chacón. Reuniones estas de las que saldría el propósito de establecer canónicamente la Cofradía nueva del Cristo del Perdón con un capital inicial de 21.000 pesetas y la organización del desfile procesional con el nuevo nombre del titular, Santísimo Cristo del Perdón, y su “paso” procesional del Calvario en la Semana Santa de Murcia.

Fueron sumándose los promotores hasta llegar al número de treinta y tres, redactaron unas constituciones y decidieron sacar la procesión a la calle por vez primera, en la noche del Lunes Santo. Sería el Reverendo González Adalid, quien propuso el nombre de esta bella advocación del Perdón, y que tendría como titular a un Crucificado llamado del Malecón, por haber estado ubicado en la Ermita del Calvario junto a las “cuatro piedras” que formaban parte del Vía Crucis.

Sería en la tarde del 15 de junio de de 1896, cuando fue erigida la Cofradía y aprobadas sus constituciones, siendo Obispo de la Diócesis el Excmo. Rvdmo. Sr. Don Tomás Brian y Livermore.

Fueron los componentes de la primera Junta de Gobierno de la Cofradía:

  • Presidente: Don José Fayren Rostán.
  • Secretario - archivero: Don Emilio Quesada Hernández.
  • Tesorero: Don Mariano Leandro.
  • Vicesecretario - contador: Don José María Ibáñez García.
  • Comisario de Túnicas: Don Francisco Muñoz Calleja.
  • Comisario de Convocatorias: Don Antonio Campillo Sánchez.
  • Comisario de Armados: Don Antonio López Chacón.
  • Comisario de Estantes: Don Bartolomé Martínez Belmonte.

Uno de los importantes acuerdos fundacionales contenido en el acta del 25 de septiembre de 1896, fue que la nueva procesión del Perdón saliera en Lunes Santo, con itinerario reducido en pocas calles, en concreto sería el 12 de abril de 1897, de San Antolín a las cinco de la tarde, para recogerse a las diez de la noche. Contando en su fundación con dos pasos iniciales, el del Prendimiento y la Soledad, a los que se agregaría el de los Azotes y, luego, el del Cristo del Malecón, pero con un calvario reestructurado, sobre la imagen central del Crucificado titular del Perdón, además de la Magdalena, San Juan y la Dolorosa.

El “Diario de Murcia” de 11 de abril de 1897, víspera de la primera salida de la procesión daba así la noticia: “La procesión que ha de salir mañana, lunes por la tarde, de la iglesia de S. Antolín, es resultado de la especial devoción y singular complacencia de unos amigos, entre los que deben mencionarse desde luego don Antonio Dubois, don Joaquín González, don José María Ibáñez, don Santiago López Chacón, don José Fayren y otros, sienten por esta clase de actos religiosos”. Continuaba así: “Dichos procesionistas no contentos con haber contribuido a hacer grandes mejoras en la procesión de Miércoles Santo, y elevar aquella a mayor esplendor, han tenido todavía arrestos para fundar otra Cofradía con otra procesión”. De carácter universalista de unión a otras pasionarias, por lo que se comentase que ésta de San Antolín será distinta, será por sus túnicas de largas colas de color magenta, con que adquirió poco a poco, un carácter señorial, pese a que algunos por broma intentaran pisarlas al andar.

Componían el primer cortejo procesional entre otros:

El estandarte llevado por el Mayordomo don J. Antonio Rodríguez y el “paso” del Prendimiento, ahora sólo con la imagen de Jesús de Nicolás de Bussy. Su camarero era el presbítero don Mariano Leante.